Nuevos evangelizadores para la Nueva Evangelización

Condensar cuarenta años de la misión evangelizadora en unas páginas de papel es como encerrar el fuego de la zarza ardiente en una caja de fósforos. Pero nos atrevemos aintentarlo para presentar nuestro itinerario, plasmado con éxitos, luchas y fracasos, para ayudar a quienes transitan en esta ruta que apenas se está abriendo campo en la Iglesia.

  • La Nueva Evangelización no es un sustantivo, sino un verbo de voz activa que solamente puede ser implantada por nuevos evangelizadores que han vivido su Damasco, su Pentecostés personal y su corazón arde con el fuego de la Palabra de Dios.
  • La pedagogía de la fe comiendza con el Primer Anuncio, o Kerygma, el cual contiene un claro e inconfundible contenido que no hay qué mejorar ni recortar. Tiene su propio objetivo, enfoque e intencionalidad, así como espera una respuesta concreta de quienes lo escuchan.
  • Para evangelizar, antes hay qué estar evangelizado. Haber reconocido a Jesús como único y suficiente Salvador y proclamar su Señorío. El grito de San Pablo: ¡Hay de quien intente evangelizar si antes no está evangelizado con la Buena Nueva de Jesús!

Descripción

Condensar cuarenta años de la misión evangelizadora en unas páginas de papel es como encerrar el fuego de la zarza ardiente en una caja de fósforos. Pero nos atrevemos a intentarlo para presentar nuestro itinerario, plasmado con éxitos, luchas y fracasos, para ayudar a quienes transitan en esta ruta que apenas se está abriendo campo en la Iglesia.

  • La Nueva Evangelización no es un sustantivo, sino un verbo de voz activa que solamente puede ser implantada por nuevos evangelizadores que han vivido su Damasco, su Pentecostés personal y su corazón arde con el fuego de la Palabra de Dios.
  • La pedagogía de la fe comienza con el Primer Anuncio, o Kerygma, el cual contiene un claro e inconfundible contenido que no hay que mejorar ni recortar. Tiene su propio objetivo, enfoque e intencionalidad, así como espera una respuesta concreta de quienes lo escuchan.
  • Para evangelizar, antes hay qué estar evangelizado. Haber reconocido a Jesús como único y suficiente Salvador y proclamar su Señorío. El grito de San Pablo: ¡Hay de quien intente evangelizar si antes no está evangelizado con la Buena Nueva de Jesús!

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Nuevos evangelizadores para la Nueva Evangelización”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *