Quien me ve a mí, ve a mi Padre

Jesús de Nazaret es un espejo nítido y cristalino que nos revela la imagen del Dios invisible. Jesús encarna y personifica el amor y el poder de Dios; para que, entrando en relación con él, podamos adorar a Dios en espíritu y en verdad. Cada pasaje, milagro y acción de Jesús nos revelan el perfil y la presencia de Dios en la historia.

Descripción

Jesús de Nazaret es un espejo nítido y cristalino que nos revela la imagen del Dios invisible. Jesús encarna y personifica el amor y el poder de Dios; para que, entrando en relación con él, podamos adorar a Dios en espíritu y en verdad. Cada pasaje, milagro y acción de Jesús nos revelan el perfil y la presencia de Dios en la historia.